Trabajar contigo: ¿es placer o tortura?

Branding Personal / Por David Navarro / Consultor de Imagen

Analiza si tu actitud influye en tu desempeño e imagen en la oficina

La buena convivencia es un requisito indispensable para la productividad en cualquier espacio profesional. La relación con nuestros compañeros, jefes o clientes depende mucho de la forma en que les tratemos y colaboremos con ellos. Respecto a lo anterior, si constantemente tienes altercados de convivencia ¿No crees que tal vez tú podrías ser el problema? Te invitamos a descubrirlo con las siguientes recomendaciones:

1.- Haz una reflexión sobre los puntos más positivos de tu personalidad. Ser amables es necesario en el área de trabajo, pero no lo es todo. Debes también hacer un listado de las acciones o comportamientos que hacen que la gente se sienta cómoda junto a ti en la oficina. Que tus cualidades combinadas con tus habilidades profesionales sean las que forjen tu mejor imagen.

2.- Haz una auto-observación de tus defectos y cómo afectan tu desempeño y el de los demás. Debes reflexionar sobre las acciones que llevas a cabo en tu espacio de trabajo y cómo afectan la convivencia con los demás. Un ejemplo sería no tener tacto al decir tus opiniones, quejarte constantemente de la empresa en la cual trabajas, descuidar tu arreglo personal, hablar con groserías constantemente o no tener buenos modales ejecutivos. A veces creemos que nuestros defectos no obstaculizan el trabajo en la oficina, pero hay que mejorar en aquellos que dañan tu imagen y afectan la armonía y productividad de la empresa.

3.- Comunica activamente tus cualidades. Dentro de la oficina debes tener una actitud que no sólo ayude a llegar al éxito al equipo de trabajo, pero que también hable por ti. Ser entusiasta, tener una actitud positiva, establecerte metas (y cumplirlas) y mantener una comunicación respetuosa con tus compañeros ayudará a mejorar el trato contigo y de paso te posicionará como elemento valioso dentro de la empresa.

4.- Determina acciones concretas para corregir tus defectos. Analiza cómo te llevas con cada persona de la oficina, así como los comentarios, comportamientos o circunstancias que perjudican tu trato con cada uno de ellos. Recuerda que saludar siempre, evitar hablar mal de tus compañeros y no hacer chistes o bromas pesadas son, entre otras cosas, acciones que te harán ver como un(a) profesionista respetuoso(a) con quien será siempre agradable trabajar. Si sólo reflexionas pero no mejoras con acciones visibles no sirve de nada el esfuerzo.

Debes tener presente que la manera en la que te perciben determina tu éxito.

Nunca lo olvides: no hay forma de saber con quién habrás de trabajar a futuro, así que tu eficiencia en la convivencia con los demás debe estar a la par de tu imagen profesional.

Dentro de la oficina cuida tu trato con los demás y cuidarás a futuro tu éxito y tu reputación.

Haz de tu imagen una herramienta de Éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s